El aceite de oliva es una de las grandes señas mediterráneas y españolas por ser, además, un producto con una cantidad innumerable de beneficios para la salud. Cuando se habla de calidad en los aceites, el aceite de oliva virgen extra, es el que tiene la calificación más alta, se reconoce por su color verde intenso y por su sabor que es el más agradable por su concentración de ácido oleico puede ser inferior al 1%, lo que lo hace menos ácido.

Es una realidad que el AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) es parte de la dieta más saludable del planeta, la cual es recomendada y ha sido comprobado que comer verduras frescas, frutos del mar y aceite de oliva virgen extra es una de las mejores opciones para mantener la salud y el bienestar, lo que ha aumentado la esperanza de vida de los españoles.

Beneficios

El promedio de consumo de aceite de oliva en España es de 13 litros al año por persona, siendo un ingrediente que ayuda al aumento de la longevidad, un beneficio que ha sido comprobado con pruebas científicas que se apoyan en las estadísticas de la población que consume la dieta mediterránea y de las personas que incluso consumen aceite de oliva en ayunas.

Tiene efectos antiinflamatorios

El aceite de oliva es un potente antiinflamatorio, ya que su consumo ayuda a que la acidez gástrica disminuya considerablemente y mejore el tránsito intestinal por la acción antiinflamatoria del componente orgánico oleocantal que contiene el aceite de oliva. Además, limpia las vías digestivas y favorece que la limpieza del hígado, el páncreas, la vesícula y del aparato digestivo en general.

Mejora la nutrición

El aceite de oliva limpia el sistema digestivo y el cuerpo se alimenta mejor, ya que los nutrientes de los alimentos son absorbidos de manera óptima por el organismo. Las personas que consumen aceite de oliva a diario se nutren con las cantidades necesarias de minerales como magnesio, calcio y zinc; también cuentan con la absorción adecuada de vitaminas del grupo B.

Ayuda a nivelar las funciones cardiovasculares

El consumo de aceite de oliva en los menús diarios o en ayunas ayuda a mantener el equilibrio en la salud cardiovascular, ya que cuando tiene calidad virgen extra disminuye los niveles altos de colesterol malo y aumenta los niveles de colesterol bueno o HDL en el cuerpo.

Expertos apuestan por la capacidad del aceite de oliva para regular la tensión arterial y controlar la glucosa, para evitar la diabetes, el aceite de oliva de la más alta calidad es un alimento que ayuda directamente a evitar y controlar riesgos para la salud.

Apoya la pérdida de grasa abdominal

Al limpiar los conductos gástricos se sintetiza mejor la sustancia oleiletanolamida en el intestino, gracias al ácido oleico del aceite de oliva. Además, es una sustancia que tiene efectos que sacian el hambre y la ansiedad.

Aumenta la capacidad antioxidante

El aceite de oliva virgen extra contiene una importante carga de súper antioxidantes como lo son los son los polifenoles, los cuales contribuyen con el mantenimiento de excelentes condiciones de salud, ya que evitan la aparición de muchas enfermedades, infecciones y virus. Cuando su consumo es habitual.

Los ácidos grasos como el oleico y los tocoferoles, que contiene el aceite de oliva virgen extra tiene muchos beneficios, son activos biológicos que bajan el riesgo de padecer enfermedades graves como el cáncer, las dolencias óseas e incluso, enfermedades neurológicas como el alzhéimer, por su aporte nutricional, en especial cuando se consume AOVE crudo.