Cortar el jamón en casa puede resultar una experiencia muy placentera y agradable. Sin embargo, probablemente más de uno habréis terminado con el jamón lleno de curvas por todos lados. El problema de esto que no lo vamos a aprovechar totalmente. Y a parte, no vamos a disfrutar el sabor igual. Te lo garantizamos.

Muchas personas optan por la opción de pedir un jamón cortado a cuchillo online. Desde luego, recibirlo loncheado y envasado al vacío es una buena opción. Además de la comodidad, aumenta el tiempo de conservación. Pero la realidad es que no es tan difícil conseguir un corte decente en casa. Y por eso hoy, queremos ayudarte.

En primer lugar, no te desanimes. Cortar jamón no es algo que salga bien a la primera. O al menos no a la mayoría de las personas. Esto quiere decir que tendrás que practicar. Teniendo en cuenta lo delicioso que está el jamón, eso de practicar no suena tan mal. Así que ahí tienes la primera buena noticia.

Por otro lado, a parte de la práctica, necesitarás seguir algunas instrucciones muy sencillas que vamos a darte. Y por supuesto, también vas a necesitar las herramientas para cortar jamón adecuadas. Si quieres disfrutar de tu pata de jamón, debes estudiarla. Nos referimos, claro está, a que conozcas las diferentes partes del jamón para sacarle provecho.

Pues comencemos con la pequeña guía. Después de este artículo, estamos convencidos de que vas a notar la diferencia en el próximo jamón.

Herramientas imprescindibles para cortar jamón en casa exitosamente

Qué necesito para cortar jamón en casa

Lo más importante para cortar un jamón en casa de la manera adecuada es contar con las herramientas necesarias. Algunos utilizan el primer cuchillo que tienen a mano. Y eso es un tremendo error. Con tan sólo 3 herramientas podrás realizar cortes absolutamente profesionales sin un gran desembolso.

En primer lugar, hace falta un cuchillo para lonchear. Este es el típico cuchillo largo, estrecho y flexible. El comunmente llamado cuchillo jamonero. Pero ten en cuenta que este utensilio lo debes utilizar única y exclusivamente para lonchear. Para nada más. Si no te mentalizas de eso, no vamos a conseguir lo que queremos.

También vamos a necesitar un cuchillo puntilla. Son pequeños, duros y tienen punta. Se utiliza para limpiar los huesos.

Ten en cuenta que ya que sólo vamos a utilizar dos cuchillos, deben ser de buena calidad, y por supuesto, tienen que estar afilados. Otro utensilio opcional, sería un afilador, del tipo que prefieras.

Cortar con un cuchillo que no está afiliado es peligroso y no te dará el resultado que esperas conseguir. Parece obvio pero es de vital importancia.

La última herramienta imprescindible es el jamonero. Y por favor, recuerda que el que te regalan en el supermercado no sirve. Ese es para salir del paso. Pero no cumple las funciones adecuadamente. El jamonero debe ser estable y garantizar que el jamón no se mueve ni un milímetro. De lo contrario podemos cortarnos y destrozar el jamón.

Por sólo 30€ puedes encontrar jamoneros de muy buena calidad. No escatimes en las herramientas si quieres conseguir un gran corte.

Orientaciones para empezar a cortar jamón en casa paso a paso

Tras asegurarnos de contar con las herramientas, lo siguiente que haremos para cortar el jamón en casa es atender a la colocación de la pieza. Tras quitar las etiquetas, precintos, etc, lo colocaremos en el jamonero. En este momento vamos a tomar la primera decisión: ¿por dónde empezar a consumirlo?

Si se va a tardar en consumir, se suele empezar por la parte más estrecha y curada, la babilla (con la pezuña hacia abajo). Se hace así porque de empezar por la otra (la maza) que es la más jugosa, cuando le demos la vuelta estará demasiado seco. Sin embargo, hay diferentes opiniones a este respecto.

Por un lado, hablamos del tiempo de consumo. Pero otra parte, también podemos considerar que si no nos lo vamos a comer entero en el tiempo debido, mejor empezar por la parte mas jugosa y disfrutarla, que para eso lo hemos pagado. Lo ideal es consumirlo en un máximo de un mes una vez abierto.

Primero hay que preparar el jamón para el corte. De este proceso depende todo lo demás. Si empiezas por la maza, debes localizar una elevación que sobre sale llamada corvejón. Desde ahí, calcularemos unos 4 cm y con un cuchillo pequeño y de gran dureza haremos un corte profundo hasta llegar al hueso.

Si empiezas por la babilla, esto lo haremos tras dar la vuelta a la pata. Con este corte aprovecharemos el jamón que queda en el jarrete. Y también nos servirá como tope.

A continuación, limpiaremos la corteza y la grasa amarilla. No lo elimines todo, ya que protege la carne mientras no se consume. Elimina la parte que vayas necesitando.

Loncheado y Corte

Llegó el momento de la verdad. El loncheado se hará con el cuchillo más largo. Cuanto más finas sean las lonchas, mejor podrás saborearlo. No cortes una loncha con corteza ni grasa amarilla o sabrá fatal.Y coloca la mano con la que no cortes en dirección contrario al corte para protegerla.

Cuando llegues al hueso, corta una loncha en dirección contraria, hacia el hueso, y con un cuchillo corto haz un corte para liberar el hueso.

Al darle la vuelta al jamón, debes seguir el mismo proceso, es decir, salvar todos los huesos marcándolos adecuadamente. Puede que tengas duda, pero hacerlo es mucho más sencillo que leerlo, créenos.

Errores más comunes que solemos cometer con nuestra pata de jamón

Errores al cortar el jamón en casa

Nadie quiere arruinar la experiencia de cortar un jamón en casa. Puede que le pongamos buena voluntad y que nos esforcemos. Pero nadie nace con todo sabido. Y por ello, es muy común cometer algunos errores de principiante. Vamos a contarte los más comunes para que no vayas a pecar de novato. Comete errores, pero que no sean estos.

El primer error es pensar que vamos a cortar jamón como si cortáramos una tripa de salchichón o chorizo. No vale cualquier cuchillo. Y por supuesto, no podemos apoyarlo de cualquier manera. Hace falta un jamonero. Así que es común no contar con las herramientas básicas. Ese error es imperdonable del todo.

No retires más grasa de la necesaria. Hay quien se empeña en pelar el jamón entero como hacen en muchos restaurantes. Ten en cuenta que no lo vas a consumir a la velocidad que se consume en un restaurante. La grasa ayuda al jamón a mantenerse jugoso. Y por supuesto, sólo se elimina la grasa amarilla, que es la amarga.

¡Cuántas veces tapamos el jamón con un trapo! Gran error. Para conservarlo de manera higiénica debemos cortar lonchas finas de la grasa blanca exterior y cubrir la superficie que hemos cortado con ellas. Después envuélvelo con film de cocina. Se acabaron los trapos.

Hasta aquí los errores que no podemos perdonar. Cometerás otros errores, pero no serán tan básicos y graves como estos. Y ahora, a disfrutar de un buen jamón.

Cortar un jamón en casa como un profesional ahora es posible