¿El jamón serrano engorda? Es una pregunta que nos hemos hecho más de una vez. Y seguramente, de un tiempo a esta parte más todavía. Y es que desde que comenzó la pandemia del coronavirus, tenemos menos actividad física y nos preocupa engordar por ello.

No cabe duda de que el jamón es uno de los productos Marca España que más nos caracteriza. Sin embargo, resulta curioso el gran desconocimiento que hay alrededor de este exquisito alimento, sobre todo teniendo en cuenta lo saludable que es. Hay una creencia errónea, y lamentablemente generalizada, de que el jamón serrano engorda.

Se suele pensar que al ser un alimento que procede del cerdo y que tiene cierta cantidad de grasa, no puede ser muy bueno para salud. Nada más lejos de la realidad. De hecho, es un alimento saludable. Aunque no podemos olvidar que nada es bueno en exceso. Además, habrá quien piense “algo tal delicioso no puede ser bueno para la salud”.

La gran mayoría de las dietas no excluyen el jamón. Esto se debe a que es un alimento nutritivo y saciante que se puede consumir en cualquier dieta equilibrada. No olvidemos que contiene vitaminas, hierro y zinc entre otras sustancias beneficiosas para el organismo. Cada pieza es diferente, pero podemos decir, de manera aproximada, que 100 gramos de jamón contienen unas 250 kcal. Para empezar, nadie suele comerse esa cantidad en una sentada.

Pero está claro, que se puede consumir esa cantidad repartida en 2 o 3 días durante la semana sin saltarnos una dieta que estemos llevando a cabo.

La grasa del jamón serrano engorda mucho menos de lo que pensamos

Incluir jamón serrano en las dietas

Cuando decimos que el jamón serrano engorda estamos pensando principalmente en la cantidad de grasa que tiene. La grasa de un buen jamón es rica en antioxidantes, y además, depende de factores como la alimentación del animal, la raza, la edad y el hábitat.

Más de la mitad de la grasa del jamón son no saturadas, con un gran porcentaje de ácido oleico, que es muy beneficioso para la salud. Además, dependienod de qué parte del jamón consumas, habrá más o menos cantidad de grasa. A pesar de lo que la gente suele creer, el cerdo es uno de los animales en los que encontramos más grasas no saturadas. De hecho, en la carne del vacuno encontramos mucha más grasa saturada que en el cerdo, es decir, perjudicial para nuestra salud.

Para entender mejor esta cuestión, vamos a distinguir 2 tipos de grasa que podemos encontrar en los alimentos que consumimos:

  1. La grasa saturada: es la que no resulta muy adecuada para nuestra salud y para una correcta alimentación. La encontramos en cualquier alimento de origen animal, como carne, huevos y muchos lácteos. Esta grasa es la que nos hace engordar.
  2. La grasa no saturada: esta grasa no engorda, y es buena para la salud. Es la que encontramos por ejemplo en el aceite de oliva. Y es, como decíamos, la que prima en el jamón.

Obviamente, la frecuencia de consumo puede hacer que estas grasas nos engorden. Pero es lógico pensar que no podemos comer mucho jamón todos los días.

El jamón serrano no engorda y aporta beneficios a nuestro organismo

Al pensar en que el jamón serrano engorda ni se nos pasa por la cabeza la posibilidad de que tenga beneficios para nuestro organismo. La realidad es que además de ser uno de los alimentos más deliciosos que existen, también es muy sano. Se puede incluir en casi cualquier dieta ya que tiene componentes que ayudan a nuestro cuerpo, y que desde luego no engordan.

Por ejemplo, es una fuente de proteínas fácilmente asimilables por el organismo y con una gran cantidad de aminoácidos esenciales que ayudan a un correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Este alimento contiene cerca del 30% de proteínas. A continuación, vamos a ver algunos de sus principales beneficios:

  • Alto contenido en hierro: esto supone que estamos frente a un gran aliado frente a la osteoporosis, ya que previene la pérdida de masa ósea. De hecho, algunos estudios apoyan que consumirlo a edad temprana puede reducir el riesgo de sufrir esta enfermedad en la etapa adulta.
  • Gran cantidad de vitaminas “B” y “D”: las vitaminas “B” son las responsables de ayudar a nuestro organismo a utilizar las grasas y proteínas de forma eficaz, mejorando las funciones de la digestión, el corazón y las articulaciones, entre otros. Las vitaminas “D” regulan los niveles de azúcar en sangre, ayudan a combatir enfermedades cardiovasculares y favorecen el sistema inmunológico, entre otras cosas.
  • Contiene grandes cantidades de Zinc: este elemento ayuda a mejorar la capacidad de atención, retención y concentración.
  • Altos niveles de polifenoles: los polifenoles son antioxidantes y anti-inflamatorios cardiovasculares, que suelen encontrarse sobre todo en los vegetales.

Consumir jamón nos ayuda a regular los niveles de colesterol

Beneficios del jamón serrano

Ya podemos contestar negativamente a si el jamón serrano engorda. Pero además de aportar múltiples beneficios, tenemos que destacar cómo afecta a los niveles de colesterol de nuestro cuerpo.

No solamente el jamón no tiene colesterol alto pese a lo que pensabas antes de leer este artículo. Sino que como decíamos, contiene ácido oleico, lo cual eleva la producción de colesterol HDL en nuestro organismo, disminuyendo además el de tipo LDL, que es el colesterol que es perjudicial para nuestra salud.

Es por este motivo por el que consumir jamón serrano nos puede ayudar a regular el colesterol, previniendo de esta manera la posibilidad de desarrollar enfermedades del corazón. Este es otro de los grandes motivos por los que se recomienda consumirlo en casi todas las dietas.

Además, no es necesario retirar la grasa del jamón (o tocino) ya que resulta nutritiva y saciante. Aunque como decimos, no debes excederte en su consumo. No olvidemos que el cuerpo humano también necesita grasas, ya que aportan energía y aportan vitaminas liposolubles, también necesarias y beneficiosas.

Puedes estar seguro de que si engordas no es por el consumo de jamón. Habrá, seguro, otros motivos más reales por los que subes de peso. No lo pienses más y visita la tienda online de Gómez del Pozo, donde disfrutarás de sabores excepcionales.

El jamón serrano no engorda y es un alimento más que saludable